Beneficios del Mindfulness

Mindfulness es el término en inglés empleado para traducir la expresión hindú pali “sati” cuyo significado es conciencia, atención, recuerdo.

Históricamente el origen del Mindfulness viene de la tradición budista cuyas enseñanzas profundizan en la conciencia plena como una herramienta de transformación personal y espiritual. Esta milenaria disciplina ha irrumpido con fuerza en nuestros días para quedarse y ayudarnos a traer equilibrio y serenidad.

El Mindfulness  profundiza esencialmente en la atención y aceptación plena de tus pensamientos y sentimientos como herramienta para experimentar el momento presente de una manera profunda. Prestando atención a tu mente y tu cuerpo y aceptando sin juicios todo lo que está ocurriendo, te liberas de recrear situaciones o actuar de manera inconsciente. Esta experiencia supone un cambio de conciencia y una apertura hacia una nueva forma de sentirte liberada de juicios y que genera innumerables beneficios físicos y mentales.

Cómo funciona el mindfulness

Tenemos tendencia a vivir nuestro día a día de forma rutinaria y automática con un constante flujo de pensamientos conscientes e inconscientes que nos merman la capacidad de experimentar plenamente las cosas. El mindfulness te ayuda a experimentar todo de una manera más consciente,  sabemos lo que pensamos, lo que sentimos y su efecto en nosotros, le damos cabida pero no dejamos que tome las riendas de nuestros actos. Nos hacemos conscientes del ambiente mental que nos envuelve a cada momento y lo llevamos a un nivel en el que somos nosotros los que controlamos la situación.

En momentos de estrés, cólera, tristeza, el mindfulness puede ser una poderosa herramienta que nos aporta distanciamiento de  las situaciones que nos generan esos sentimientos y nos llenen de calma y serenidad.

También nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos y a desarrollar una mayor sensación de autonomía y control sobre nuestra vida. Ayuda a trabajar áreas psicológicas de nuestro pasado que puedan estar interfiriendo en nuestro momento presente y a liberarte poco a poco de todo ello.

Beneficios

  • Reduce el estrés y refuerza a  quienes lo sufren en altos niveles.
  • Aporta calma y serenidad mejorando la  salud física y emocional, al tiempo que se reduce la presión arterial y los niveles de cortisol  (hormona causante del estrés).
  • Reduce la ansiedad.
  • Ayuda a reconocer y encauzar las reacciones negativas habituales.
  • Reduce sentimientos negativos como la tensión, ira y depresión.
  • Favorece las relaciones interpersonales.
  • Mejora la creatividad.
  • Desarrolla la inteligencia emocional.
  • Ayuda a combatir el insomnio: se trata de tomar conciencia plena de las situaciones personales  para  reconocer y reaccionar en consecuencia a los estados mentales y físicos que se producen con insomnio crónico.
  • Ayuda en el tratamiento de conductas negativas como comportamientos adictivos  y trastornos de la  alimentación.

Como acercarse a la práctica del mindfulness

Hoy en día hay a tu disposición innumerables libros y documentación sobre el mindfulness que pueden serte de gran utilidad. Aquí te dejamos unas pinceladas que esperemos disfrutes y que te sirvan para acercarte a esta potente disciplina:

Presta atención a tu cuerpo: observa, contempla y examina lo que sucede en tu cuerpo (una percepción sensorial, imágenes, sonidos, olores, gustos, sensaciones…). Ello te llevará de manera directa al momento presente de tu cuerpo y dejarás atrás mas facilmente los pensamiento que sacan del ahora.

Respira: la respiración es soporte que conecta cuerpo y mente. Deja que la respiración entre y salga de tu cuerpo. Respiramos en presente, por tanto la respiración ayuda a no desviar nuestra atención de este momento.

No juzgues: ser testigos de cualquier cosa que emerja en la mente o en el cuerpo y observarlo sin condenarlo ni fomentarlo. Los juicios son pensamientos inevitables y restrictivos de la experiencia, pero lo interesante es el contacto con la experiencia en sí.

Medita: practicar meditación ayuda a liberar cuerpo y mente de bloqueos. Aceptar los pensamientos, emociones y sensaciones corporales ayuda a alejarnos del estrés y conocernos más.

Concéntrate: centra la atención en tu objetivo, trata de evitar interferencias ajenas a la consecución del mismo.

Confía: confia en tu capacidad de observar, de estar abierto y atento, de reflexionar sobre la experiencia,  de aprender gracias a la observación y la atención. Todos poseemos grandes capacidad que si no las desarrollamos quedan latentes.

Sé tú mismo: entender y aceptar quiénes somos mejora también la relación con los demás y crea una mayor sensación de valía personal. Afrontar las situaciones de una manera más sincera con nosotros mismos, aceptando nuestras limitaciones y valorándonos tal cual somos y no como creemos ni como nos gustaría ser.

Mantente informado de nuestras novedades